Cuando el niño es el culpable de todos tus males (o al menos eso piensas)

Aquí reproduzco una típica conversación con una joven madre en consulta:

- Cuéntame sobre los métodos que usas para corregir a tu niño
- Bueno, yo le doy su tas tas, o su jalón de orejas y a veces le doy con la correa
- ¿Cuándo aplicas esos métodos?
- Cuando se porta mal
- ¿Me explicarías que significa para ti "portarse mal"?

(No reproduzco la larga lista de lo que para una madre significa "portarse mal" pero creo que podrán adivinar que incluye subir, bajar, jalar, contestar, gritar, pelearse con los hermanos, no comer cuando se lo piden, desordenar, etc. Sobre el supuesto "portarse mal de los chicos" hablaremos en otra entrada.)






"Los niños deben ser muy indulgentes con las personas mayores"

El Principito


La conversación sigue y pregunto:

- ¿Por qué crees que tu hijo se "porta mal"?
- Lo hace para fastidiar, justo se porta mal cuando estoy ocupada, siempre es así.

Hagamos un ejercicio. Imagina que tienes al frente a una persona, un adulto como tú, alguien que se comporta de alguna manera que te desagrada. Se te pasa por la cabeza que lo que hace esa persona esconde la intención de hacerte daño, de fastidiarte.
¿Qué emoción experimentarías?,
Imagino que distaría mucho del amor y sus derivados como la paciencia o la comprensión.
Imagino que tus sentimientos estarían cercanos al enojo o quizá a la ira, por ejemplo.
¿Cómo actuarias?
Probablemente optarías por alejarte o recriminarle su actuar.
Ahora volvamos a la escena de la madre con su hijo,
¿Qué emoción crees que ella pueda experimentar frente a la idea que su hijo "se porta mal" para fastidiarla o que por la culpa del chico no tiene tiempo para ella misma?,¿Qué emociones puede despertar en ella esos pensamientos?
¿Cómo crees que podría actuar luego?

¿Podemos entender la relación entre el pensamiento, la emoción y la conducta de esa madre?. El pensamiento inadecuado la llevó a la ira y luego no pudo controlar esta emoción y simplemente descargó contra el chico.

Con este ejemplo quiero invitarte a reflexionar sobre tus pensamientos, a dudar de ellos. Muchas veces están teñidos de nuestras experiencias pasadas, exacerbados quizá por los problemas o malestares actuales,

Lo cierto es que el niño no actúa movido por malas intenciones, ni carga con resentimientos para luego vengarse de su madre o de su cuidador. El niño es simplemente lo más cercano al ideal de perfección que podamos encontrar en este mundo y como tal debe ser mirado.






2 comentarios

  1. Es cierto Lucita, a veces llegamos a pensar que es por fastidiar, pero no es así! Paciencia infinita!!!!!

    ResponderEliminar